Saltar al contenido

Hormigas culonas

Las hormigas culonas son reinas que salen de sus nidos con el fin de formar nuevas colonias en la época de lluvia, tiempo que aprovechan los recolectores para atraparlas. Suele ser un producto caro, dado que solo salen en esa época del año y su recolección es trabajosa y conlleva varias dificultades. En Colombia es un plato muy apreciado, se preparan en varias formas y se consumen generalmente en almuerzos u otras comidas, como entrada o como snack. También se preparan salsas con ellas.

Las preparaciones de hormigas culonas es típico de los Andes colombianos, se ven más en las regiones de Santander, San Gil, Barihara. En la época de recolección su comercialización llega hasta Bucaramanga y Bogotá, donde se ven con frecuencia. Se le atribuyen propiedades afrodisíacas, por lo tanto, suelen regalarlas en las bodas a los novios.

Historia de la preparación de hormigas culonas

Las hormigas culonas o Atta laevigata, se preparan y se comen en Colombia, sobre todo en la región de Santander, desde la época en que vivían allí los Guanes, se fue pasando de generación en generación la forma de capturar a las hormigas, en qué época del año salen y la forma de prepararlas y consumirlas.

La preparación de las hormigas culonas fue simple desde la época precolombina. Una vez capturadas se les desprende la cabeza, las patas y las alas, Se lavan bien y se tuestan en un cuenco de barro o de hierro rociándoles sal para consumirlas.

De generación en generación se ha ido pasando la información de cuándo es muy probable que salgan las culonas a aparearse para luego enterrarse y hacer un nuevo hormiguero. Dicen los recolectores que después de un día lluvioso ven en la noche vuelan unos “comejenes” y al día siguiente generalmente soleado salen las culonas de sus nidos. Los recolectores se preparan con sus botas y demás implementos necesarios para la recolección y muy de madrugada se dirigen al hormiguero.

Al llegar al hormiguero observan si en la boca del hormiguero se encuentran las obreras y los cabezones o zánganos, los cuales son los machos que están allí esperando a que las futuras reinas salgan. Esta parte ya les indica a los recolectores que están en el día correcto, es cuestión de esperar con paciencia a que las futuras reinas se tomen su tiempo y salgan a la superficie.

Al salir escogen al macho y es el momento que aprovechan los recolectores para atraparlas, agarrándolas por las alas. Luego de escoger al macho alzan el vuelo y ya no las pueden atrapar. Las que no son atrapadas después de aparearse se entierran en el suelo y forman una nueva colonia.

También se les llama chicatanas que degeneró de tzicatanah de la lengua náhuatl. Son hormigas cortadoras de hojas de árboles, las cuales llevan a sus nidos para alimentar a un hongo del cual ellas se alimentan y alimentan a sus crías.

Receta de hormigas culonas

Ingredientes

Medio kg de hormigas culonas

Agua

Sal

Mantequilla

Preparación

Quitarle las alas, la cabeza y la cola a cada una de las hormigas.

Lavarlas bien, dejar reposar en un recipiente con agua y sal.

Poner mantequilla en una cazuela de barro y calentar.

Colar las hormigas y poner a cocinar tostándolas y  revolviendo hasta que estén crocantes lo que indicará que están listas.

Servir y echarle un poco de sal.

Este plato se utiliza como entrada.

Consejos para hacer unas deliciosas hormigas culonas

  • Consumir hormigas culonas puede prevenir muchas enfermedades por su alto valor antioxidante.
  • Las hormigas culonas es un excelente plato de alto valor nutricional. Las investigaciones realizadas en la Universidad Industrial de Santander en Colombia han demostrado que las hormigas culonas contienen un nivel alto de proteínas y son bajas en grasas saturadas. También se les atribuyen propiedades antibacterianas, analgésicas y afrodisíacas. Además se afirma que ayudan a aliviar la artritis reumatoide.
  • Otra forma utilizada por los colombianos para preparar las hormigas culonas consiste en prepararlas con refresco oscuro de cola. Para ello, limpian muy bien las culonas, les quitan alas, patas y cabeza y después se remojan unos 20 minutos en agua con sal. Luego en una olla se ponen a cocinar en poca agua con sal por unos 5 minutos y al secarse el agua se les añade refresco de cola y se deja secar, luego se repite el procedimiento empapándolas de nuevo con refresco, y se continúa hasta que las hormigas queden crocantes. Este último procedimiento se puede hacer en el horno, previamente caliente.

¿Sabías que….?

  1. Parece ser, de acuerdo a la impresión de los recolectores, que a mejor invierno, mayor es la cantidad de hormigas reinas que salen de sus nidos. También la forma de atrapar las hormigas por los recolectores es agarrar a cada hormiga por sus alas para evitar picaduras. Al terminar de recolectarlas las lavan en agua con sal donde mueren las que aún están vivas, luego las escurren y secan al sol.
  2. Actualmente, se están generando cada vez más estudios sobre el nivel nutricional aportado por el consumo de insectos, previendo la sobrepoblación mundial que no parece estar tan lejos de presentarse. Con el consumo de ellos, además de obtener niveles nutricionales importantes para el organismo, se logrará el ahorrar los recursos agrícolas y evitar en forma importante el impacto ecológico producido como consecuencia de la crianza de los animales que consumimos mundialmente.
  3. Las hormigas cortadoras de hojas llamadas culonas construyen colonias muy grandes las cuales pueden llegar a tener hasta 10 millones de hormigas, sus enormes nidos pueden llegar hasta 9 metros de profundidad. Cada invierno las hormigas culonas reinas que sobreviven a su recolección forma cada una de ellas un nuevo hormiguero.
  4. En Santander hacen homenaje a las hormigas culonas con estatuas como la fila de hormigas que se pueden ver en la autopista de Bucaramanga, una hormiga enorme en el parque de las fuentes y otra ubicada en el centro de la ciudad.
  5. En cada colonia de hormigas culonas existe una organización social donde cada integrante de la colonia cumple con una actividad específica, la cual contribuye al funcionamiento de la colonia. Allí las hormigas reinas se ocupan de su incesante reproducción y es hasta alimentada por las obreras y sus crías también son llevadas a las cámaras de cría donde son alimentadas por las obreras.

Las obreras se encargan de recolectar las hojas y llevarlas a la cámara donde crece el hongo que alimentan con ellas, en esta cámara también hay trabajo para las obreras porque deben mantenerlo en buen estado. Con el hongo las obreras alimentan a las crías y se alimentan todos los integrantes del hormiguero.

0/5 (0 Reviews)

A %d blogueros les gusta esto: