Saltar al contenido

Cabrilla en Salsa de Maní

Cabrilla en Salsa de Maní

Bienvenidos nuevamente a nuestra cocina peruana, como es ya de costumbre, vamos a inundarte el día de hoy con una deliciosa receta. Inspirada en ti amante del buen sabor y el buen gusto, como ya lo escuchaste.

El hermoso país de Perú, goza de una generosa diversidad de recetas en las que el pescado, como puedes ver, en su máxima expresión es la estrella de nuestros platos. Te compartiremos una delicia singular, es decir, un rico pescado con un sabor suave, pero al mismo tiempo posee una consistencia firme, que le da un carácter especial, te estamos hablando de la cabrilla, que además de tener una carne deliciosa, es famosa por su fácil manipulación a la hora de su preparación. A la que acompañaremos con una deliciosa salsa de maní, una combinación bastante peculiar, pero llena de un gran sabor, con la que se te hará agua la boca.

Este platillo según nuestra experiencia, te lo recomendamos para un rico almuerzo e incluso por ser tan ligero, también vendría siendo ideal para una cena. Y si eres de las personas a las que les encanta la cocina y variar tus recetas, este plato es ideal para ti, ya que es innovador y al mismo tiempo cuenta con sabores diferentes, a los que comúnmente nos hemos hecho costumbre.

Y bien apasionado del buen sabor, te dejamos esta receta para tu provecho y gusto. Esperamos que lo disfrutes y puedas compartirlo con tu familia y amigos, ya que al compartirlo recibirás la satisfacción de ver su disfrute, al degustar este plato.

Receta de Cabrilla en Salsa de Maní

Cabrilla en Salsa de Maní

Plato cenas, Plato principal
Cocina Peruana
Tiempo de preparación 20 minutos
Tiempo de cocción 20 minutos
Tiempo total 40 minutos
Raciones 3
Calorías 490kcal
Autor Teo

Ingredientes

  • ½ kilo de cabrilla
  • 100 gramos de mani tostado, molido
  • 1 cucharada de ajo molido
  • 1 cucharada de aji colorado molido
  • 1 cucharada de aji amarillo molido
  • ¾ taza de caldo de cabrilla
  • ¼ taza de leche evaporada
  • 1 cebolla picada
  • Comino, sal y pimienta.

Preparación de Cabrilla en Salsa de Maní

Muy bien para comenzar, haremos lo siguiente amigos:

Limpiaremos el ½ kilo de cabrilla, la abrimos sacándole las vísceras y luego vamos quitándole las escamas.

Ahora pasamos a sazonarla con un poco de sal, cominos y pimienta al gusto. Y si lo deseas puedes agregarle un poco de jugo de limón y la vamos a dejar reposar por un tiempo aproximado a los 10 minutos.

Ya pasado el tiempo, pasaremos la cabrilla por harina totalmente, es decir, por ambos lados. Utilizaremos una sartén a la que le agregaremos bastante aceite (una buena cantidad) esperamos que caliente lo suficiente y agregamos nuestra cabrilla, hasta que dore y veas que está lo suficientemente cocida.

Para la deliciosa salsa de maní, haremos lo siguiente:

Picaremos una cebollas es trozos pequeños, y la llevaremos a una sartén a la que previamente le agregaremos un poco de aceite. E iremos incorporando el resto de los condimentos, los cuales son,    1 cucharada de ajo molido, 1  cucharada de ají colorado molido, 1 cucharada de ají amarillo molido, y lo freiremos hasta que dore la cebolla.

Luego en una bandeja para hornear, colocaremos los 100 gr de maní, y calentaremos el horno a unos 180°C, y esperamos a que caliente. Ya listo metemos la bandeja al horno dejando el maní por unos 6 a 8 minutos aproximadamente. Trascurrido el tiempo los sacamos del horno y le comenzamos a quitar la cascara, para luego molerlo hasta que nos quede hecho polvo, puedes hacerlo en una licuadora o si tienes un procesadora de alimentos mejor.

Hecho esto mezclaremos el maní ya procesado, con ¾ taza de caldo de cabrilla y lo mezclaremos en la sartén con los condimentos que ya habíamos freído previamente. Y lo cocinamos a fuego medio, cuando veas que el maní esta cocido le empiezas a agregar ¼ taza de leche evaporada, y lo dejas hasta que alcance su espesor y listo, ya tienes preparada la salsa de maní.

Lista la cabrilla frita y la salsa de maní, te preparas para emplatar tu rico almuerzo o cena. Colocas la cabrilla en tu plato y le vas esparciendo por encima la salsa de maní, la cantidad que gustes. Puedes servirla con una ración de arroz o la ensalada de tu preferencia, y como toque final, agrégale perejil picado.

Consejos para hacer una deliciosa Cabrilla en Salsa de Maní

Te seguimos recordando la importancia de cocinar con los alimentos más frescos, que puedas conseguir. Ya que eso brindara una mejor experiencia sensorial, a la hora de degustar sabores.

La Cabrilla la puedes comprar ya preparada, es decir, limpia y lista para prepararse.

El maní en algunas tiendas ya lo venden tostado, así te puedes ahorrar el trabajo de tostarlo manualmente.

Puedes volverte creativo en el momento de sazonar la cabrilla, hay personas que les gusta dejarla macerar con diferentes cominos, e incluso rellenarla con vegetales al gusto.

Puedes preparar este plato con otro tipo de pescado, en especial que sea blanco y fácil de freír.

Ten cuidado al momentos de manipular la cabrilla ya que por ser un pescado tan frágil, se te puede desboronar, unas de sus ventajas es que es fácil de sacarle las espinas.

Puedes volverte creativo con el ají, si eres un amante del ají, agrega la cantidad que guste, no opacara el rico sabor del maní. Si no que lo realzara.

Y bueno amigos esto ha sido todo por hoy, esperamos que lo disfrutes y puedas compartirlo con tus amigos y seres queridos, para que se pueda ir infundiendo nuestra deliciosa comida peruana, hasta la próxima.

Valor nutricional

No podemos dejarte ir sin saber las propiedades alimenticias, de algunos de los alimentos utilizados en esta receta, ayudándote a realzar la importancia de comer saludable y mantener una dieta rica en nutrientes, y veras que se puede comer sano y al mismo tiempo con mucho sabor.

La cabrilla siendo el pescado que le brinda un suave sabor a esta receta, pertenece a la categoría de los pescados blancos. Este tipo de pescado está caracterizado por ser ricos en las vitaminas A, D y B, también poseen magnesio, calcio, yodo, fosforo y potasio,  se caracterizan por tener una carne bastante frágil siendo utilizada mayormente para comidas suaves, como la cena e incluso botanas.

La vitamina A o ácido retinoico, es característico por ser un muy buen antioxidante, ayudando a proteger las células contra los efectos de los radicales libre, los cuales influyen en enfermedades cardiacas e incluso el cáncer. También es un nutriente de gran aporte para el crecimiento, la reproducción, inmunidad y la visión.

La vitamina D, es un nutriente esencial para el funcionamiento de nuestro cuerpo, tiene muchas funciones vitales para el correcto desenvolvimiento diario. Y te los vamos a mencionar, a continuación:

Puede ayudar a reducir la probabilidad de sufrir enfermedades cardiacas y osteoporosis.

Se ha estudiado que tiene una gran relevancia en el sostenimiento de la función cognitiva, con la medida de tiempo que vamos envejeciendo.

Ayuda a reducir rigidez o complicación del asma.

Fortalece el sistema inmunológico, fortaleciéndolo al punto de protegerlo de cualquier tipo de virus, uno que vemos comúnmente como lo es el resfriado.

Y algo muy importante es que ayuda en la absorción del calcio.

Y el grupo de la vitamina B tenemos los siguientes:

La vitamina B6 es esencial para la producción de anticuerpos. Combate las infecciones, ayuda a la formación de hemoglobina, dándole oxígeno a los glóbulos rojos.

 Vitamina B9 o ácido fólico, tiene propiedades muy importantes, incluso su consumo es crucial durante el embarazo porque es responsable del crecimiento y mantenimiento de tejidos.

Vitamina B12, que se encarga de mantener el sistema nervioso, Este es el caso del uso de proteínas y la formación de glóbulos rojos.

La vitamina B3 o niacina juega un papel importante en la extracción de energía. En la alimentación, además de ayudar al funcionamiento del sistema digestivo, la piel Y los nervios, una de sus funciones es deshacerse de las sustancias tóxicas del organismo, Al igual que la producción de hormonas esteroides, también lo hacen las hormonas. Hormonas relacionadas con el estrés.

Y por último las propiedades del maní también te encantaran, ya que te ayuda a alargar tu vida por el contenido de aminoácidos, proteínas, minerales tales como, vitamina E, ácido fólico, potasio, fosforo y magnesio. Nutrientes que ayudan a evitar el riego del Alzheimer, mejorando también la función del corazón y entre otros beneficios.

 La vitamina E trabaja como un antioxidante, ayuda a nuestro cuerpo a combatir los virus y bacterias, fortaleciendo el sistema inmunológico. Evita la formación de coágulos de sangre y es de gran ayuda para dilatar los vasos sanguíneos.

0/5 (0 Reviews)